Noticias

#Covid19: BCV reporta inflación de 87,4% en alimentos y 90,5% en salud durante cuarentena

El Banco Central de Venezuela (BCV) reconoce una inflación acumulada en los primeros cinco meses del año de 295,9%, al liberar -sorpresivamente y amparado en la nocturnidad- las cifras del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de abril y mayo, que se ubicaron en variaciones de 27,5% y 38,6%, respectivamente.

Comparada con el INPC calculado puntual y mensualmente por la Asamblea Nacional hasta abril, la inflación acumulada registrada por el emisor en los primeros cinco meses de 2020 es inferior en 45,7 puntos porcentuales.

En abril, la inflación reportada por el parlamento fue de 80%, superior en 52,5 puntos porcentuales a la que registra el BCV de 27,5%.

Abril y mayo fueron dos meses completos de cuarentena colectiva para prevenir el brote de Covid-19, y en ese período el INPC del BCV acumuló una variación de 76,72%, mientras que en el primer trimestre el movimiento porcentual del índice oficial de precios fue de 38,1%, lo que revela que el coronavirus potenció agresivamente el morbo de la inflación, aún desde la perspectiva gubernamental.

– Por sectores –

Los datos del Banco Central de Venezuela indican que la inflación se aceleró en mayo en todos los sectores analizados.

En abril, Bienes y Servicios Diversos registró la mayor variación con 34,9%, seguido de Salud (31,4%); Alimentos y Bebidas no Alcohólicas (31,1%); Vestido y Calzado (26,9%); Bebidas Alcohólicas y Tabaco (25,3%) y Transporte (23,1%).

En mayo, los indicadores de precios dieron saltos notables. Por ejemplo, Equipamiento del Hogar pasó de una variación de 24,2% en abril a 73,2% en el mes pasado, o Servicios de Vivienda excepto Teléfono -un sector básicamente controlado por el Estado- que escaló de 0,6% a 18,7%.

Alimentos y Bebidas Alcohólicas pasó de 31,1% en abril a 43% en mayo; Bebidas Alcohólicas y Tabaco más que duplicó su variación desde 25,3% a 52,2%; Restaurantes y Hoteles se disparó de una variación de 16,4% en abril a 33% en mayo; mientras que Salud aceleró de 31,4% a 45%.

El impacto en los precios de la paralización de la economía fue evidente, ya que la escasez de gasolina y una baja producción o ausencia de importaciones provocaron desabastecimiento especialmente en algunas áreas críticas como alimentos e insumos para la salud.

En los meses reportados este 8 de junio por el BCV, el índice de precios de alimentos y bebidas no alcohólicas acumuló una variación de 87,44% y los gastos en salud subieron 90,53%. Entre enero y mayo, la variación del índice de precios de alimentos alcanza a 319,8%, muy por encima del índice general del BCV.

Fuente: Banca y Negocios

Siguenos en las Redes

Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en Linkedin 

Comuníquese Con Nosotros

Ofrezca sus servicios a través de nuestro portal, escríbanos


Log in